lunes, 13 de junio de 2016

El cuerpo humano, la mayor de nuestras posesiones



La forma en la que tratamos cada día nuestro cuerpo nos da a entender el nivel de importancia que le damos. Por lo general percibo que no se le otorga mucho valor porque de otra forma no puedo entender algunos de los comportamientos más comunes que frecuentemente vemos en las personas.

Desde hace tiempo que me dedico a cuidar todo lo que tiene que ver con la salud porque soy plenamente consciente de que cuerpo, solo hay uno y nos tiene que durar toda una vida. Pero fue una reflexión que leí hace poco la que de verdad me hizo darme cuenta del incalculable valor que en realidad tiene. Decía que una vez, a un hombre lo ofrecieron 300.000 euros por comprarle uno de sus ojos. Alguien desesperado por recuperar parte de la vista que había perdido quería implárselo. Ese hombre rechazó la oferta pero en ese mismo momento no pudo hacer otra cosa que preguntarse, si un solo ojo podía llegar a venderse por esa grandísima suma de dinero, ¿Cuánto podría llegar a valer el cuerpo entero? ¿Cuánto pagaría un hombre por conseguir un brazo que ha perdido, un pulmón que ya no le funciona o un corazón que le permitiera seguir viviendo cuando la muerte ya casi le ha alcanzado? No me arriesgo a dar una cifra pero estoy seguro que sería mucho dinero.

A pesar de esto, podemos encontrar con cierta facilidad a personas que le dedican más cuidados un coche que les ha costado 20.000 €, que a una maquina increíblemente sofisticada valorada en una cifra mucho mayor a 2.000.000 €. ¿No es esto increíble? ¿Por qué lo hacemos? ¿Por qué nos alimentamos con esa comida basura que nos venden en los supermercados sabiendo ya a ciencia cierta que nos acabará pasando factura? ¿Por qué nos empeñamos en hacer barbaridades que no hacen otra cosa que deteriorar poco a poco la mayor de nuestras posesiones? Simplemente porque recibamos un cuerpo gratis al nacer no quiere decir que no sea tremendamente valioso.

Creo que es muy importante que nos hagamos estas preguntas y nos paremos a reflexionar un poco acerca de este asunto. Podemos llegar a cambiar todo el paradigma con el que hemos estado viviendo los últimos años en tan solo unos minutos si somos capaces de ver la realidad de la súper máquina que estamos manejando.

“Todas las posesiones que hayamos acumulado a lo largo de la vida se pueden volver a recuperar con dinero excepto una cosa, la salud”





No hay comentarios:

Publicar un comentario