martes, 3 de noviembre de 2015

Miedo a aceptar la realidad

El miedo es un sentimiento muy habitual entre las personas. Hay muchas cosas que nos infunden miedo, pero hoy más que nunca me doy cuenta de que hay una entre todas  ellas que nos atemoriza más que el resto. Se trata de la verdad. Resulta irónico que seres inteligentes como nosotros no queramos en muchos casos saber la verdad por encima de cualquier cosa. Llegamos incluso a ignorarla creando una realidad en la cual esa verdad no es cierta, permitiéndonos así vivir tranquilos sin necesidad de afrontar los problemas que de ella se suceden.

La verdad trae consigo considerables responsabilidades. Ser conocedora de ella, en muchas ocasiones nos inunda de complicaciones que no son fáciles de resolver. Para huir de ellas, no hay nada mejor que vivir en la ignorancia. Si no sabemos que existe, entonces no hay ningún problema que solucionar. Y si por desgracia, lo viéramos de refilón, entonces siempre podemos hacer uso de un antiguo mecanismo de defensa conocido como Auto convencimiento. Nos repetimos una y otra vez que ese problema no existe y nos negamos a mirar la realidad de frente, creando así otra realidad paralela en la que estamos haciendo las cosas bien y son los demás los que se equivocan.

A lo largo de mi vida, he conocido a personas que viven totalmente engañadas. Me parece muy triste ver a alguien que piensa que todo el mundo se ríe con él mientras que lo que en realidad está sucediendo es que todos se ríen de él. Además, no se te ocurra intentar hacerle entender la verdad porque la evitará a toda consta. En muchos casos, su respuesta será ponerse a la defensiva llegando a enfadarse y echarte en cara cualquier cosa que en ese momento se le pueda ocurrir. Son como un perro acorralado que se lanza a morder cuando ya no puede seguir escapando.

Sé por experiencia que enfrentarse a la verdad no es ni mucho menos fácil, pero sin duda alguna, es lo más inteligente. Gracias a ser conscientes de la verdad, podemos tomar las medidas oportunas para solucionar los problemas que nos esté mostrando.. Es imposible arreglar un enchufe si piensas que lo que se ha estropeado es la pata de la silla. Si no vives en la auténtica realidad, no tienes la capacidad para desenvolverte en ella con la soltura suficiente como para disfrutar de una vida plena y satisfactoria. Siempre te estarás equivocando y no por falta de capacidad para sortear el obstáculo, sino porque no eres conocedor de cual es el verdadero problema.

Si queremos avanzar en nuestra vida, lo primero que debemos de hacer es aceptar que vamos a mirar de frente sin apartar los ojos cuando veamos algo que no nos guste. Vamos a ser valientes y buscar la verdad de la persona que somos y la realidad del contexto en el que vivimos. Una vez que hayamos interiorizado esta idea y estemos convencidos de llevarla a cabo, la verdad empezará a mostrarse ante nosotros y de forma natural, comenzaremos a darnos cuenta de cosas que hasta ahora habían permanecido escondidas en nuestro interior.

Lamentablemente, de esta forma no vamos a poder ver todo. Algunos aspectos de nuestra vida y personalidad son difíciles encontrar. Por ello, tendremos que hacer uso de mecanismos y estrategias que nos den la llave de la puerta que los esconde. De este tema, hablaremos en una segunda reflexión más adelante.


“Necesitamos conocer la realidad si queremos coger el toro por los cuernos”



No hay comentarios:

Publicar un comentario