jueves, 12 de noviembre de 2015

Las reglas del juego

Las sociedades actuales han ido evolucionando desde sus comienzos hasta los tiempo modernos. A medida que se descubrían fallos de funcionamiento, se hacían cambios para intentar solventar los problemas. Durante muchos años, la estructura de la sociedad se ha complicado en gran medida. El pilar central de su funcionamiento, las leyes, ha ido incorporando nuevos artículos y restricciones llegando hasta tal punto que, su conocimiento solo está al alcance de unos pocos. Para su comprensión, no solo es necesario el estudio de la inmensa cantidad de leyes existentes, sino que además, debes de ser capaz de comprender el lenguaje jurídico que ya de por sí, hasta se podría llegar a catalogar como un idioma aparte.

En mi opinión, esto supone un gran problema. Vivimos en un mundo lleno de reglas que desconocemos. Para el 90% de la gente, la ley está totalmente fuera de su alcance y en todo momento se ve obligado a confiar en la opinión e interpretación de personas externas tales como abogados y juristas. A la hora de defendernos, no tenemos otra opción que ponernos en manos de una persona que normalmente, no conocemos bien, y confiar en que sea capaz de interpretar con acierto las leyes y representarnos con la habilidad en los juicios en los que nos veamos envueltos. 

Dado que el sistema legislativo se ha vuelto muy complejo y que hay una cantidad de leyes abrumadora, se ha abierto la posibilidad de que  un abogado inteligente pueda ganar un caso en contra de lo que indica el código penal, basándose únicamente en su habilidad para manejar las diferentes interpretaciones.

Ante una situación tal de indefensión, en mi opinión, la alternativa más inteligente sería asumir la responsabilidad de estudiar la parte más importante del código penal. No digo que nos memoricemos la totalidad de las leyes, pero si nos conviene conocer sobre aquellas que nos afecten más directamente. Por ejemplo, en el caso de ser un practicante de artes marciales, nos vendría bien estudiar la ley que regula que sucede en el caso de que nos viéramos envueltos en una pelea callejera. Lo importante no es recordar cada una de las palabras de la ley, sino comprenderlas y saber dónde podemos localizarlas para luego poder volver a recurrir a ellas en caso de necesidad. La mejor manera de solucionar un problema es prevenirlo antes de que aparezca. Por esta razón, disponer de ciertos conocimientos sobre leyes, nos sería de gran utilidad para jugar con mayor destreza la partida en la que nos estamos jugando la vida.


Resulta muy complicado ganar en un juego del cual desconoces las reglas”



No hay comentarios:

Publicar un comentario